Lo que todos llaman “trabajo emocional” en realidad es solo trabajo


Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

En los últimos años, algo terrible ha sucedido con el término "trabajo emocional". Acuñado por el sociólogo Arlie Hochschild en 1983, el "trabajo emocional" lo describía como: el momento en que los trabajadores reprimían sus sentimientos negativos para proyectar un comportamiento alegre en sus trabajos: por ejemplo, las azafatas o los meseros. Actualmente este término significa, bueno, lo que quieras.

En un artículo de 2017 para HuffPost que está circulando por la redes nuevamente, la escritora Gemma Hartley argumenta que la cantidad de trabajo emocional requerido de las mujeres puede aumentar exponencialmente durante las vacaciones. En las semanas previas a Navidad, Hartley dice que es la persona responsable de organizar sesiones de fotos y enviar tarjetas navideñas, lo que requiere horas de programar y lamer sobres "hasta que [su] lengua se hinche". Tiene que organizar comidas y fiestas además de ver qué regalarle a todos.

"Por supuesto, yo podría renunciar a este trabajo emocional y no hacer las tarjetas", reflexiona Hartley. "Liberaría un poco de espacio mental en un momento de por sí caótico, pero también vendría con la consecuencia de tener familiares decepcionados".

Uno puede imaginar fácilmente lo emocionalmente agotador que es completar la larga lista de tareas pendientes de Hartley, y ver cómo omitir una sola tarea podría disminuir parte de la "magia navideña" que sus familiares esperan. Pero aunque puede haber riesgos emocionales sobre si Hartley envía las tarjetas, planifica las comidas y demás o no, gran parte del trabajo que está haciendo no es "trabajo emocional", es simplemente trabajo.



Hartley parece estar muy consciente de que no está usando el término como se pretendía originalmente. En una entrevista con Quartz a principios de este año, explicó que aunque pensaba que "trabajo invisible" o "trabajo basado en el cuidado" podría ser una forma más adecuada para caracterizar el tipo de trabajo que describía, el término "trabajo emocional" era la mejor descripción que había escuchado en esta época. Dijo que está más interesada en hablar sobre la idea que "pelear por el lenguaje".

Sin embargo, siempre será importante señalar que personas como Hartley están haciendo un mal uso del término "trabajo emocional" y hay consecuencias reales por hacerlo.

Cuando decidimos llamar al trabajo doméstico "trabajo emocional", negamos hasta qué punto el trabajo doméstico es simplemente trabajo, que el capitalismo ha extraído históricamente de las mujeres, de forma gratuita. Y en esa ofuscación hacemos que sea más difícil rebelarse con fuerza contra esas condiciones.

En su ensayo seminal de 1974, "“Wages Against Housework" ("Salarios contra las tareas domésticas"), Silvia Federici argumenta que es necesario luchar por una compensación financiera por el trabajo realizado en el hogar porque eso significaría obtener el reconocimiento de que "eres una trabajadora, y puedes negociar y luchar alrededor y en contra de los términos y la cantidad de ese salario, los términos y la cantidad de ese trabajo”. Estas son las condiciones previas para negarse a hacer el trabajo y exponer la forma en que una sociedad capitalista se ha beneficiado del trabajo de las mujeres mientras lo hace invisible. (Chloe Angyal, editora colaboradora de Marie Claire, señaló el lunes que muchas residencias de escritura a las que quería entrar prometían los mismos servicios a muchos hombres cuyas parejas realizan la mayor parte de las tareas domésticas: "paz y tranquilidad, comidas preparadas, trabajo doméstico limitado para distraerlo de su trabajo 'real' ”, escribió en un tweet).

"Decir que queremos dinero a cambio de hacer las tareas domésticas es el primer paso para negarnos a hacerlo, porque la demanda de un salario hace visible nuestro trabajo, que es la condición más indispensable para comenzar a luchar contra él", escribe Federici, "ambos en su aspecto inmediato como trabajo doméstico y su carácter más insidioso como feminidad”. Decir que la planificación de vacaciones es "trabajo emocional" es contraproducente para los intentos de reconocer que el trabajo doméstico es trabajo.

La lucha por un salario no es solo por el bien de las mujeres por su género, dice Federici, sino por el beneficio de la clase trabajadora, que, una vez unida, puede protestar mejor contra las formas en que “el capital ha podido mantener su poder” a su costa. Como lo expresó la escritora Sarah Miller, en un artículo de agosto para The Cut, sobre su novio que le paga para que haga las tareas del hogar: “El objetivo final de Federici no es un hogar feliz para la pequeña Sarah Miller, sino la liberación de la raza humana de la esclavitud salarial".

La teoría del “trabajo emocional” de Hochschild también requiere una crítica de clase rigurosa: si bien la expectativa de que los trabajadores parecen felices de cumplir con los requisitos básicos de su trabajo no se limita únicamente a trabajos asalariados (como no asalariados), es mucho más común en puestos de baja remuneración. Cuando las personas llaman a actividades como la planificación de fiestas y el envío de tarjetas de Navidad "trabajo emocional", a menudo simplemente están describiendo las presiones asociadas con un estilo de vida burgués, en lugar de clase trabajadora.

"Una cosa que leí decía que incluso el trabajo de llamar a la criada para que limpie el baño es demasiado", recordó Hochschild, hablando en The Atlantic en noviembre de 2018. "Sentía que realmente, en este trabajo, no había una perspectiva de clase social. Hay muchas más doncellas que personas a las que les resulta engorroso levantar el teléfono para pedirles que limpien su baño”.

Aunque todavía existe una visión distorsionada del "trabajo emocional", recientemente se ha aplicado con mayor entusiasmo a las demandas básicas de las relaciones humanas.

Durante las últimas dos semanas, Twitter ha estado inundado de debates sobre si la capacidad de acomodar las necesidades emocionales de los amigos cae bajo este descriptor, provocado por un tuit viral que argumenta que las personas deberían pedir "consentimiento" antes de pedirle a un amigo que realice un "trabajo emocional", como escuchar, dar consejos y consolar. El miércoles, Leah Fessler, gerente senior de voz editorial y de marca en Chief, un club privado para mujeres ejecutivas, escribió en un tuit que la razón por la que se les dice a las mujeres que son adictas a sus teléfonos "se siente como una microagresión" es porque "el contacto constante con familiares y amigos a través de los mensajes es un elemento esencial del trabajo emocional".

Si mantener relaciones con amigos y familiares ha comenzado a sentirse como un trabajo, como Hazel Cills argumentó en Jezebel, tal vez el problema no sea que sea "trabajo emocional", sino que las condiciones de nuestro trabajo remunerado a menudo nos dejan con poca energía para asistir a las ámbitos sociales de nuestras vidas y a las personas que están en ellas. Y quizás son esas condiciones las que hacen que enviar mensajes de texto a un amigo o crear "magia navideña" para nuestras familias se sienta alienante, en lugar de enriquecedor. Si este es realmente el caso, la respuesta no es asegurarse de que los hombres tengan una parte igual en estos malos sentimientos, dice Hochschild. En lugar de dividir el trabajo que nos hace miserables, debemos desafiar los mecanismos sociales, incluido el capitalismo, que lo hacen así.

"No creo que sea una solución si tanto el esposo como la esposa ahora se reparten el trabajo", dijo Hochschild a The Atlantic el otoño pasado. "Existe la fantasía de que la equidad será una solución… Yo digo, 'Bueno, ¿por qué se ha convertido en un trabajo alienante?'"

Sigue a Marie Solis en Twitter.

https://ift.tt/356rNoW

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s